Home » Departamento de Educación Física » Departamento de Educación Física: Programación

MATRÍCULAS

Fechas matrícula ordinaria 2017/18:

12 a 19 Julio.

01 a 07 de Septiembre

ESO . BACHILLERATO. FP

CICLO SUPERIOR DE AUTOMATIZACION Y ROBOTICA

Para el próximo curso comienza el ciclo superior de Automatización y Robótica que sustituirá al actual de Sistemas Electrotécnicos y automatizados

Departamento de Educación Física: Programación

Desde hace ya unos años la materia de Educación física se ha ido adaptando a la evolución de la sociedad, de manera que sus contenidos van más allá de la adquisición y el perfeccionamiento de las conductas motrices. Entendemos que la Educación física busca el desarrollo integral de la persona, incidiendo así tanto en el desarrollo de los aspectos motrices como en el de los aspectos cognitivos y de relación interpersonal.

La preocupación por la salud y la importancia que ésta tiene en nuestras vidas es el aspecto en que más se incide a través de esta materia. Se deben dar a conocer a los alumnos los beneficios que la práctica habitual de actividad física tiene en nuestro organismo, de manera que el alumnado adquiera conocimientos, competencias y hábitos para realizar una actividad física que sea saludable.

El alumnado debe aprender principalmente los contenidos fundamentales, no sólo para resolver situaciones puntuales, sino para ser capaz de transferirlos a diferentes situaciones de su vida. Los términos de esfuerzo y constancia (en este caso hacia la práctica de actividad física) deben ser interpretados como un medio necesario para alcanzar los objetivos buscados.

El enfoque de esta materia debe tener un carácter integrador e incluye una multiplicidad de funciones: cognitivas, expresivas, comunicativas y de bienestar. Por una parte, el movimiento es uno de los instrumentos cognitivos fundamentales de la persona, tanto para conocerse a sí misma como para explorar y estructurar su entorno inmediato. Por medio de la organización de sus percepciones senso-motrices, se toma conciencia del propio cuerpo y del mundo que le rodea, pero además, mediante el movimiento se mejora la propia capacidad motriz en diferentes situaciones y para distintos fines y actividades, permitiendo incluso demostrar destrezas, superar dificultades y competir.

Por otro lado, en tanto que la persona utiliza su cuerpo y su movimiento corporal para relacionarse con los demás en todo tipo de actividades físicas, la materia favorece la consideración de ambos como instrumentos de comunicación, relación y expresión.

Cuerpo y movimiento son, por tanto, los ejes básicos en los que se centra la acción educativa en esta materia. Se trata, por un lado, de la educación del cuerpo y el movimiento en el sentido de la mejora de las cualidades físicas y motrices y, con ello, de la consolidación de hábitos saludables; por otro, de la educación a través del cuerpo y el movimiento para adquirir competencias de carácter afectivo y de relación necesarias para la vida en sociedad.

El objetivo final sería que los alumnos fueran capaces de realizar de forma autónoma una actividad física que les guste y que ésta forme parte de su vida cotidiana para evitar los problemas que genera el sedentarismo y para lograr una mejor calidad de vida.

La etapa de la Educación secundaria obligatoria es para el alumnado una etapa de grandes cambios, tanto físicos como psicológicos; entran de lleno en la adolescencia y hay que estar preparados para atender a los diferentes niveles de maduración de cada individuo. La Educación física puede ayudar en este proceso de maduración buscando que el alumno conozca y acepte los cambios que se producen en su cuerpo, que sepa cómo cuidarlo, además de respetar las diferencias de sexo, habilidad y características personales que existen entre él y sus compañeros. Este aspecto está directamente relacionado con la educación en valores: la Educación física debe ser un medio para fomentar la igualdad entre los sexos, para que el alumno aprenda a respetar unas normas, a tener una participación democrática en la clase, a convivir con los demás, a aprender y disfrutar jugando gane o pierda, a plantearse retos, a superar pequeñas frustraciones.

Otro aspecto importante de la materia es el de ofrecer y dar a conocer al alumnado la amplia oferta de actividades físicas y deportivas que se pueden practicar en clase, en el barrio, en cada pueblo o ciudad y en los espacios naturales que ofrece nuestra Comunidad Autónoma, para que cada uno pueda elegir las más acordes a sus gustos y necesidades. También se considera importante que conozcan, al final de esta etapa, las posibilidades de formación relacionadas con la actividad física, en ciclos formativos y universidad, para acceder al mundo laboral.

En el marco de la recomendación de la Unión Europea, la nueva normativa educativa incorpora el concepto de competencias básicas que todas las personas precisan para poder lograr su realización y desarrollo personal, incorporarse a la vida adulta y ser capaces de desarrollar un aprendizaje permanente a lo largo de la vida. Desde la materia de Educación física se puede contribuir al desarrollo de todas estas competencias.

La estructura del currículo de la materia se realiza a través de unos objetivos directamente relacionados con las competencias básicas. Los contenidos para alcanzar dichos objetivos se han agrupado en los siguientes bloques:

1. Condición física y salud. Aquí entraría el conocimiento del propio cuerpo, el desarrollo de las cualidades físicas, conocer los beneficios para la salud derivados de la práctica habitual de ejercicio físico y hábitos de higiene deportiva.

2. Juegos y deportes. Son un instrumento adecuado para la mejora de las capacidades que pretende esta materia, porque supone actividades que fomentan la colaboración, la participación y el desarrollo de actitudes dirigidas hacia la solidaridad, la cooperación, el respeto y la no discriminación. Contribuir al desarrollo de las competencias básicas por la práctica de juegos y deportes individuales (sin oposición), juegos de oposición entre dos individuos (juegos de lucha, juegos de raqueta) y juegos colectivos de colaboración-oposición (juegos y deportes de equipo).

3. Expresión corporal. Actividades de expresión y creativas donde entrarían los contenidos destinados a aprender a expresar y a comunicar, a través del cuerpo, emociones, sentimientos e ideas por medio de técnicas diferentes (las danzas, el mimo, el acrosport, actividades de circo, etc.)

4. Actividades en la naturaleza. Ofrecer al alumnado las posibilidades de hacer actividad física en los distintos entornos que ofrece la naturaleza, desde senderismo o la escalada hasta actividades en el agua, en la nieve, etc. También se incluirá la concienciación del alumnado hacia el cuidado y respeto del medio natural.

Por último, los criterios de evaluación deberán ser claros y concretos y deberán contribuir a que tanto el profesorado como el alumnado conozcan si este último ha alcanzado los objetivos propuestos, partiendo del conocimiento de su nivel inicial. Se deberán poder modificar y adaptar a las nuevas situaciones que se van produciendo en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

La realidad educativa de la Comunidad autónoma de Aragón presenta algunos rasgos característicos que hay que conocer, ya que influyen de forma determinante a la hora de desarrollar el currículo, como las diferencias –de instalaciones, de entorno- que hay entre los centros educativos del medio rural y los de ciudad y la creciente diversidad en el alumnado.

Además, se debe conocer la diversidad de programas educativos que se desarrolla en cada centro y adaptarse a los programas que se van creando para atender la realidad educativa que va cambiando año a año, pues la materia de Educación física puede participar en todos ellos.

Desde esta materia se puede contribuir a la transmisión de la cultura y tradiciones aragonesas a través de las danzas y los juegos tradicionales, y también se puede facilitar el conocimiento de nuestra comunidad a través de actividades físico-deportivas en el entorno natural del territorio aragonés.

En el proceso de aprendizaje, resulta primordial potenciar la coordinación entre los centros de Primaria y de Secundaria, por lo que habrá que buscar una relación coherente y una continuidad entre los objetivos y los contenidos de cada etapa educativa a la hora de realizar la concreción curricular en las programaciones didácticas, de modo que el alumnado continúe con los hábitos y aprendizajes adquiridos en cursos anteriores.

Durante los cuatro años de la educación secundaria obligatoria se pasará de forma gradual de actividades más sencillas y lúdicas a formas más complejas y reglamentadas, dando al alumnado un grado de autonomía cada vez mayor.

El profesorado deberá contribuir al aprendizaje del alumnado facilitando las tareas, buscando estimular y motivar, creando un clima de respeto en el grupo, evitando discriminaciones de todo tipo y adaptándose a su realidad educativa. Deberá respetar el nivel inicial de cada alumno y conseguir niveles de mejora de acuerdo con sus capacidades. Aunque la materia es eminentemente práctica, resulta conveniente reforzar algunos aprendizajes con contenidos teóricos y realización de pruebas escritas y/o trabajos.

Los alumnos deben ser el centro de este proceso de enseñanza y aprendizaje, por lo que deben reflexionar y ser conscientes de sus progresos y dificultades, así como de los objetivos que puedan alcanzar; con ello se pretende que sean capaces de autoevaluarse con objetividad.

Contribución de la materia a la adquisición de las competencias básicas: desde la materia de Educación física se contribuye a desarrollar de una manera directa las siguientes competencias básicas:

1. Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico. El cuerpo humano constituye una pieza clave en la interrelación de la persona con el entorno y la Educación Física está directamente comprometida con la adquisición del máximo estado de bienestar físico, mental y social posible, en un entorno saludable. Esta materia proporciona conocimientos y destrezas sobre determinados hábitos saludables y aporta criterios para el mantenimiento y mejora de las cualidades físicas, sobre todo de las asociadas a la salud: resistencia cardiovascular, fuerza-resistencia y flexibilidad. Por otra parte, colabora en un uso responsable del medio natural a través de las actividades físicas realizadas en la naturaleza.

2. Competencia social y ciudadana. Las actividades propias de esta materia son un medio eficaz para facilitar la integración y fomentar el respeto, a la vez que contribuyen al desarrollo de la cooperación, la igualdad y el trabajo en equipo. La práctica y la organización de las actividades deportivas colectivas exigen la integración en un proyecto común y la aceptación de las diferencias y limitaciones de los participantes, siguiendo normas democráticas en la organización del grupo y asumiendo cada integrante sus propias responsabilidades. El cumplimiento de las normas y reglamentos que rigen las actividades deportivas colabora en la aceptación de los códigos de conducta propios de una sociedad.

3. Competencia cultural y artística. Esta materia contribuye a la valoración de las manifestaciones culturales de la motricidad humana, tales como los deportes, los juegos tradicionales, las actividades expresivas o la danza, y su consideración como parte del patrimonio cultural de los pueblos. Con las actividades de expresión corporal se fomenta la creatividad del alumno. Además, el conocimiento de las manifestaciones lúdicas, deportivas y de expresión corporal propias de otras culturas ayuda a la adquisición de una actitud abierta hacia la diversidad cultural.

4. Competencia en el desarrollo de la autonomía e iniciativa personal. El alumnado toma protagonismo en aspectos de organización individual y colectiva de actividades físico-deportivas y de expresión, así como en aspectos de planificación de actividades para mejorar su condición física. Ofrece al alumnado situaciones en las que debe manifestar autosuperación, perseverancia y actitud positiva ante tareas de cierta dificultad técnica o en la mejora del propio nivel de condición física, y también se busca fomentar su responsabilidad en la aplicación de las reglas o normas de juego.

5. Aprender a aprender. Esta materia ofrece recursos para la planificación de determinadas actividades físicas a partir de un proceso de experimentación. Todo ello permite que el alumnado sea capaz de regular su propio aprendizaje y práctica de actividad física en su tiempo libre de forma organizada y estructurada. Asimismo, desarrolla habilidades para el trabajo en equipo en diferentes actividades colectivas deportivas y expresivas y contribuye a adquirir aprendizajes técnicos, estratégicos y tácticos que se pueden transferir a distintas actividades deportivas. A través de la actividad física, una persona aprende a conocer cuáles son sus capacidades, sus puntos fuertes y débiles, y a partir de ello puede plantearse objetivos reales que puede alcanzar con su propio esfuerzo y perseverancia.

De una forma menos directa, pero igualmente importante, se contribuye al desarrollo de otras competencias:

6. Competencia lingüística. Se contribuye ofreciendo una variedad de intercambios comunicativos, desde la comunicación oral a los trabajos escritos que realiza el alumno, y a través del vocabulario específico que aporta. A su vez, por medio de esta materia se puede reforzar el aprendizaje de otras lenguas. Animación a la lectura de la prensa deportiva y al visionado y escucha activa de programas deportivos de TV y cine.

7. Tratamiento de la información y competencia digital. Búsqueda, selección, recogida y procesamiento de información relacionada con la Educación física para la realización de los trabajos solicitados por el profesorado. Manejo de Internet para obtención de información, elaboración y planificación de programas de entrenamiento y realización de test. Uso de consolas de videojuegos interactivas (Wii) para entrenamiento o práctica de juegos predeportivos y/o planificación de ejercicios y dietas (DS).

8. Competencia matemática. Se participa en el desarrollo de esta competencia con aspectos como las magnitudes y medidas que se utilizan, el cálculo de tiempo, distancias, pulsaciones, puntuaciones, etc.

 

 

CRITERIOS DE EVALUACION

* Evaluación continua: El componente de mayor peso a la hora de calificar es el correspondiente a grado de esfuerzo, participación y cooperación, comportamiento, actitud, interés y hábitos higiénicos en las clases, y se valorará día a día por medio de la observación y de la anotación sistemática en el cuaderno del profesor. Este apartado constituye el 60% de la nota de la evaluación. La falta de participación, la inactividad reiterada y/o las actitudes negativas y faltas de disciplina son causa suficiente para suspender la evaluación, independientemente de los resultados en las pruebas de conceptos y prácticas.

Las clases prácticas perdidas se deberán recuperar mediante trabajos y pruebas teórico-prácticas relacionados con los contenidos correspondientes al periodo de ausencia.

Se utilizarán como instrumentos de evaluación para valorar el 40% restante de la nota el cuaderno de clase, pruebas de conceptos y pruebas prácticas. Este porcentaje se repartirá entre ellos, predominando el valor del cuaderno sobre el de las pruebas, con un peso aproximado de 30% y 10% respectivamente.

Las pruebas de conceptos (habitualmente exámenes escritos) son requisito indispensable para el aprobado de la evaluación, que no se obtendrá hasta la superación de las mismas en la oportuna prueba de recuperación.

La realización y presentación del cuaderno de clase será obligatoria. En el cuaderno se consignarán todos los contenidos teóricos y prácticos trabajados durante el curso hasta el momento de su entrega. Los alumnos que NO participan en las clases prácticas por lesión o enfermedad no aprobarán la evaluación hasta que no presenten el CUADERNO correspondiente al periodo de la exención. Se valorarán la claridad en la distinción de los contenidos, la limpieza, la presentación, los dibujos y la ortografía.

El 60% correspondiente al grado de esfuerzo, participación y actitud del alumno se valorará en evaluación continua, de tal forma que el suspenso en este apartado durante un trimestre se recuperará compensándolo en los siguientes.

Las pruebas de conocimientos y prácticas se recuperarán de una forma similar a la que se realice en la evaluación y en la fecha que fije el profesor.

*  Criterios de calificación. La nota que figurará en el boletín en cada trimestre o convocatoria final se obtendrá mediante las operaciones aritméticas correspondientes, consignándose la parte entera de la cifra obtenida. Los decimales se tendrán en cuenta para promediar y sólo en las convocatorias finales de Junio y Septiembre se considerará una subida a la calificación siguiente computando todos los méritos obtenidos durante el curso. Como indicación general se subirá a partir de 70 centésimas aunque cada caso se estimará individualmente.

* Evaluación formativa: El alumno será informado habitualmente de la adecuación (a los objetivos y criterios mínimos marcados) de su nivel de conocimientos, competencia, esfuerzo y actitud; así como de las medidas correctoras precisas para reconducir el proceso de enseñanza-aprendizaje.

EVALUACIÓN DE ALUMNOS PENDIENTES

A los alumnos pendientes se les informará suficiente y oportunamente de los requisitos que deben satisfacer para superar la asignatura. A este objeto, se les suministrarán instrucciones verbalmente o por escrito. Estos requisitos pueden variar según las causas que motivaron la evaluación negativa:

a) Superación de pruebas teóricas.

b) Superación de pruebas físicas.

c) Entrega de trabajos escritos.

d) Presentación de informes médicos.

e) Cambio de actitud.

Básicamente, y dado que la evaluación ordinaria es continua y el aspecto más valorado es el grado de esfuerzo, participación y actitud, (que no puede ser evidenciado mediante una prueba puntual) se considerarán superados  los cursos  pendientes  si  se obtiene  la calificación de suficiente en el que se está cursando actualmente.